Revitamed

Santiago

La Concepción 266, piso 5,
Providencia, Santiago.

Concepción

Lincoyán 461, Concepción, Bio bio.

Contactanos

Llámanos: +56 2 2437 4218
Whatsapp: +569 5600 4372

La escoliosis es una desviación anormal, que causa una curvatura hacia los lados de la columna vertebral o espina dorsal. Las curvas se suelen lograr identificar, en la mayoría de los casos, como una curvatura visible de la espalda de forma de S o de C.

La escoliosis es más común al final de la niñez y el inicio de la adolescencia, cuando el crecimiento es más rápido. Esta patología suelen tenerla las mujeres con más frecuencia en comparación a los hombres. Suele ser hereditaria, y los síntomas incluyen inclinación hacia un lado y tener hombros y caderas desiguales. A veces es fácil notar los síntomas, pero no siempre.

La incidencia de la escoliosis puede llegar a ser del 3%, y generalmente no produce dolor en quien la padece. El 80% de estos casos son en adolescentes con buena salud, en edades que van desde los 10 años hasta los 21, o bien hasta el término de su crecimiento. 

También, es posible que se manifieste en pacientes con enfermedades neurológicas y musculares, y también en quienes presenten síndromes genéticos o que cuenten con antecedentes de malformaciones congénitas.

escoliosis

¿Cuáles son sus síntomas y cómo saber si sufres de escoliosis?

Entre los síntomas más comunes de la escoliosis se encuentra el problema de los hombros disparejos. Diferencia en el tamaño de los omóplatos al verse uno más prominente que el otro. Cintura dispareja, al verse un lado de ella más alto que el otro. Y parte de la caja torácica hacia afuera, ya que sobresale más en un lado de la espalda al inclinarse hacia adelante. Entre otras. 

En la mayoría de los casos de escoliosis, la columna vertebral rotará o girará, además de encorvarse de un lado a otro, produciendo que las costillas o los músculos de un lado del cuerpo sobresalgan más que los del lado contrario.

Ante cualquier duda, te recomendamos asistir a nuestro centro médico, donde podremos hacer una evaluación certera y eficiente.

¿Cuáles son las causas de la escoliosis?

Si bien no se conocen totalmente las razones, los médicos suponen factores hereditarios, puesto que este trastorno se suele transmitir de padres a hijos. 

Los tipos menos comunes de escoliosis pueden deberse a lo siguiente:

  • Determinadas afecciones neuromusculares, como la parálisis cerebral o la distrofia muscular
  • Defectos de nacimiento que afectan la formación de los huesos de la columna vertebral
  • Cirugías previas en la pared torácica en los primeros meses de vida
  • Lesiones o infecciones de la columna vertebral
  • Anomalías en la médula espinal

¿Qué tipo de complicaciones se pueden presentar con la escoliosis?

Si bien la mayoría de las personas que padece escoliosis tiene una forma leve del trastorno, esta no queda exenta de complicaciones. 

Entre ellas, se pueden presentar problemas respiratorios, y es que en la escoliosis grave, la caja torácica puede presionar los pulmones, cosa que puede dificultar la respiración.

También se pueden presentar una serie de problemas en la espalda. Las personas que tuvieron escoliosis en la infancia pueden tener mayor probabilidad de sufrir dolor crónico en la espalda en la adultez, especialmente si sus curvas anormales son grandes y no se las trata.

Por último, está el problema del aspecto. Un empeoramiento de la escoliosis puede causar cambios notorios en las caderas y hombros, haciéndolas más desiguales entre sí. También se pueden desarrollar unas costillas más prominentes, y un desplazamiento de la cintura y el tronco hacia un lado.

¿Cuál es el tratamiento para la escoliosis?

Si usted presenta cualquier tipo de anomalía, o cree que puede estar desarrollando algún tipo de escoliosis, le recomendamos acudir a un profesional especializado, puesto que cada paciente puede tener un tratamiento completamente diferente.

Hablando de manera general, no existen medidas preventivas para la escoliosis. En caso de presentar un cuadro leve, esta requiere observación. En los casos de media gravedad, puede controlarse con el uso de una faja, para darle más rigidez a la espalda. Por último, y si el caso es más severo, podría necesitar de cirugía.

Mientras antes se detecte, más posibilidades hay de reducir el riesgo de progresión. Si bien es difícil prevenirla, se pueden disminuir considerablemente sus consecuencias con una oportuna atención médica.

Si tienes más dudas al respecto a la escoliosis, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros a través de este enlace